NUESTRO SISTEMA OSTEO-ARTICULAR EN PRIMAVERA

NUESTRO SISTEMA OSTEO-ARTICULAR EN PRIMAVERA

Generalmente, relacionamos el otoño con el clásico  "dolor de huesos" o "dolor de rodilla", o con comentarios del tipo: "mi artrosis", o "mi artritis" empeora en otoño, pero, lo cierto, es que este incremento de las molestias osteo-articulares, se suelen producir también en primavera.  Es decir, que nos afecta en todos los cambios estacionales.

No es cierto que nuestra artrosis, o nuestra artritis, o que cualesquiera que sea nuestra dolencia, empeore en otoño o primavera, en lo que al estado de la articulación o el hueso se refiere.  Aunque sí es cierto, que el cambio de temperatura que se produce en nuestro cuerpo durante los cambios estacionales, hace que se produzca un cambio también en la presión que soportan nuestras articulaciones y en los nervios sensitivos.  Los nervios sí responden a estos cambios, por este motivo duele más la estructura articular.

En primavera, lo que nos ocurre concretamente, es que se produce una bajada de presión tanto en las articulaciones como en los líquidos del cuerpo.  Nuestros nervios sensitivos "responden".. por eso duelen más, especialmente cuando va a llover.

No sólo ocurre con nuestras articulaciones, la piel también es otro tejido que se ve afectado: cicatrices, y por tanto, operaciones o accidentes que dejaron huella se vuelven más dolorosos, porque la elasticidad del tejido es menor.

En primavera, a veces, se altera también el sueño durante unos días, y la falta de descanso afecta a nuestro estado articular.

A pesar de todo esto, en realidad, nuestros huesos y articulaciones lo que nos piden en primavera es que los activemos, que hagamos más ejercicio para mejorar drenaje de líquidos, presión articular, mejoremos elasticidad y circulación en general.

Por lo tanto, dos buenas indicaciones de entrada, para combatir el dolor articular en primavera serían, garantizar un buen descanso y hacer media hora de ejercicio diario.

Unas sesiones de fisioterapia que incluyan un masaje muscular y linfático, que ayuden a aliviar el dolor y el drenaje, de modo que disminuya la presión articular, pueden ser de gran ayuda.

Respecto a la dieta, es bueno que añadamos un aporte extra de antioxidantes: vitaminas A,C,E ... es decir frutas y verduras de todos los colores; e incrementar la dosis de alimentos ricos en omega-3 como el pescado, las semillas de chia, el lino, ... por su gran acción antiinflamatoria.  

No obstante, más adelante, en este post, os hablamos más extensamente de los nutrientes necesarios para garantizar una buena salud osteoarticular.

Respecto al ejercidio, el yoga, siempre respetando la salud y el límite de cada uno, el taichí, chi-kung,...  vitalizan y energizan a la vez que nos ayudan a mejorar elasticidad, fuerza, flexibilidad... pilates, caminar, carrera suave,... hay uno que se adecúa a tu estado vital y personal.

Desde la suplementación y la fitoterapia hay una serie de plantas y nutrientes con los que nuestra salud osteoarticular se ve enormemente beneficiada:

- COLÁGENO.  El cólágeno, es la proteína más abundante del organismo.  Forma parte de todos nuestros tejidos.  Y tejidos son piel, huesos, músculos, tendones y articulaciones.  El colágeno interviene en la reparación del tejido cartilaginoso y fortalece huesos y articulaciones. Presenta propiedades analgésicas y antiinflamatorias, reduce el edema y la rigidez en la artritis y la artrosis...

- EL SULFATO DE CONDROITINA. Es un constituyente importante en las estructuras de la matriz extracelular del cartílago, al que aporta sus propiedades mecánicas y elásticas.

- METILSULFONILMETANO.  El metilsulfonilmetano, es un compuesto rico en azufre, muy útil para aliviar el dolor y que además favorece la formación del colágeno en el organismo.  Presenta propiedades antiinflamatorias y analgésicas, favoreciendo además la formación del colágeno.

- HARPAGOFITO, BOSWELIA Y CÚRCUMA.  Harpagofito y Boswelia, son dos plantas que desde el herbolario utilizamos como antiinflamatorios y analgésicos naturales.  Sin apenas efectos secundarios o contraindicaciones, son muy efectivos con el dolor muscular y articular.  No obstante sí hay que tener alguna consideración con el harpagofito cuando hay problemas de estómago o se estás tomando anticoagulantes o cualquier tipo de medicación vascular.  Consulta al profesional de la salud si es el caso.  

En cuanto a la cúrcuma, su principio activo, la curcumina, presenta una serie de propiedades terapeúticas entre las que destaca, respecto a nuestra salud articular, su capacidad de inhibir la respuesta inmune inflamatoria del cuerpo.

- NUTRIENTES FUNDAMENTALES:  como ya hemos comentado anteriormente, el coctel de antioxidantes: A,C,E  son fundamentales.  También un buen nivel de vitaminas del grupo B y minerales como calcio, magnesio,zinc y silicio, deberían estar en su proporción óptima.   Sin olvidarnos de la vitamina D, importantísima para fijar el calcio y para que los músculos tengan un buen soporte.  

En el herbolario, encontrarás fórmulas combinadas que garantizan el aporte de la cantidad diaria recomendadas de todas o gran parte de ellas.

- RESVERATROL.  El resveratrol es un potente antioxidante a la hora de mantener los tejido en perfectas condiciones y presenta un efecto protector celular que evita la pérdida de colágeno.

- ENZIMAS PROTEOLÍTICAS.  Las enximas son potentes antiinflamatorios y alivian el dolor articular además de reforzar el rendimiento de las proteínas en tendones y ligamentos.

Por una primavera sin dolor y pletóricos de energía!